Entradas

“Nube” o Cloud Computing. Seamos diligentes…

cloudParece que los servicios de Cloud Computing se van imponiendo en nuestra sociedad, que ya nadie puede vivir sin sus ventajas, que es el futuro en el presente, que gracias al desarrollo de las telecomunicaciones, a la mayor velocidad en la transmisión de información, a la posibilidad de aplicar costes reducidos en nuestro negocio, pero sobre todo que los servicios de Cloud Computing los puedo utilizar desde donde, cómo y cuando lo necesite, ya que está disponible “en la nube de Internet” sin conocimientos (o al menos sin ser expertos) y pagando únicamente por el consumo efectuado o pactado.

En definitiva un servicio económico, flexible, 100% disponible y 100% seguro; ¿SEGURO?…

Hagamos una primera aproximación al Cloud Computing, pues creo que nos conviene conocer las implicaciones que desde el punto de vista LOPD suponen estos servicios. 

A lo largo del último año ha acaparado jornadas, talleres y conferencias, como la Sesión Anual de la Agencia Española de Protección de Datos que le dedicó parte de su tiempo, la reciente organizada por la Asociación Profesional Española de Privacidad, a la que como Asociado de APEP asistí y que contó con la participación especial de la AEPD o en la recientemente celebrada por la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, en la que se abordó cuestiones muy cercanas como las Transferencias internacionales de datos y ámbito territorial de aplicación.

Primero vamos a “definir” el servicio de Cloud Computing o computación en la nube, como el suministro de servicios facilitados por un tercero (prestador del servicio), para el alojamiento de información de datos, aplicaciones, infraestructura y demás recursos para poder acceder, tratar y operar con la información y datos almacenados.

Los servicios de Cloud Computing, vienen suscitando discusiones sobre tres cuestiones, entre otras, que afectan al servicio frente a la Ley de Protección de Datos:

  1. La poca claridad respecto al lugar de almacenamiento de los datos en servicios de hosting.
  2. Las dudas en las garantías de seguridad de los mismos (cifrado, disociación y fragmentación)
  3. La subcontratación de los servicios (identificar y autorizar).

Para la LOPD, es determinante establecer en qué ubicación física concreta (no digamos ya si la ubicación cambia) se van a alojar los datos personales alojados en “la nube”, pues dependiendo de se encuentren en España o en otro país, habrá que establecer si la cesión de los mismos constituye una “transferencia internacional de datos” (TID) o no, y por tanto de sus consecuencias legales. Caramba¡¡¡¡¡ y eso como lo voy a saber?.

Tranquilos, la TID jurídicamente es de las situaciones más complejas de regular, ello suscita que el Cloud sea considerado en materia LOPD un modelo a regular de manera especialmente cuidadosa, sobre todo si como se vislumbra será la forma predominante que adoptarán las empresas para organizar sus sistemas de información almacenados directamente en los servidores del prestador del servicio.

Esperaremos a que las Autoridades Europeas de Protección de Datos (G. Trabajo del Artículo 29) se pronucie o a que caigan las primeras sanciones de la AEPD y con ello se nos irán disipando las dudas (aunque parece que por la AEPD existe voluntad en buscar soluciones que garanticen los derechos, con medidas alternativas y equivalentes a las que exige la Ley).

Recordemos que este servicio supone que dicho prestador se convierta en Encargado del Tratamiento del cliente, debiendo suscribirse el contrato conforme el artículo 12 de la LOPD. Contrato recogerá que el Encargado deberá adoptar las medidas de seguridad que exige la normativa con motivo del procesamiento de los datos responsabilidad del cliente (medidas establecidas en el artículo 82 Reglamento de Desarrollo de la LOPD). Caramba¡¡¡¡¡ y eso me lo firmarán a mí, a medida?.

Si esto les parece poco, señores, recuerden que la normativa establece que hemos de ser “diligentes” a la hora de elegir nuestro proveedor de servicios y por tanto es nuestra responsabilidad elegir al prestador adecuado, si bien será difícil demostrar/argumentar dicha diligencia, es decir, aunque exista incumplimiento de contrato, tendré que demostrar que he sido diligente al elegir al prestador. Caramba¡¡¡¡¡ y eso como lo sé o demuestro.

Por no hablar del consejo de incluir en el contrato la posibilidad de solicitar la realización de auditorías al Encargado (cuestión muy debatida sobre su posibilidad de aplicación “real”) o sobre el lugar de almacenamiento físico de los datos y su presunta opacidad, siendo importantísimo que, de manera previa al inicio del servicio de Cloud Computing el proveedor ponga en conocimiento del cliente la ubicación física del mismo (que puede no ser única), o sobre que a menos que el Responsable lo autorice, el Encargado del Tratamiento no podrá comunicar los datos a un tercero ni subcontratar los servicios…

En definitiva, para qué me pregunto esto, si todo el mundo está en la nube y la usa, SI ES EL FUTURO¡¡¡¡¡…

A medida que haya pronunciamientos por parte del Grupo de Autoridades Europeas de Protección de Datos o vea la luz el futuro Reglamento de la UE, iremos saliendo de dudas y valorando los mismos. Mientras recuerden ser “diligentes”.

Jornada: Proyecto del Reglamento “LOPD” de UE

jornadasDesde Eurovima hemos asistido a la jornada recientemente celebrada por la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, en la que se ha debatido sobre el Proyecto de Reglamento general de protección de datos de la Unión Europea.

Con el aforo  completo y con un alto interés por escuchar que aportaciones se podían presentar, interés que se plasma en que el primer día de solicitud se cerraron ya las inscripciones, a mí entender, la jornada cubrió parte de esas expectativas aunque como suele ser habitual muchas cuestiones quedan en el “limbo interpretativo” pero quizás esta vez la excusa perfecta es que hablamos de un proyecto en discusión y análisis, del que se espera que sobreviva un 80% del mismo.

Quiero destacar la intervención del Presidente de la Asociación Profesional Española de Privacidad, no solo como asociado de APEP, ya que en mi opinión, D. Ricard Martínez entró a analizar las cuestiones no únicamente desde un punto de vista jurídico-normativo, que también, sobre todo de aplicación, de cómo afectarán o se prevé implementar dicho reglamento en nuestro país, en nuestra organizaciones, cuestiones que aportan algo de “realidad” a tanta normativa, Directiva, Autoridad de Control, etc.

De modo esquemático, lo más destacable ha sido:

  • La pretensión real de homologar la protección de datos en toda la Comunidad Europea, aunque parece que podrán coexistir normativas puntuales, cuestión que contradice a la pretensión principal.
  • Se prevé un tránsito largo hasta su aprobación y por supuesto su posterior exigencia, que en nuestra opinión puede hacer que el reglamento nazca en parte “obsoleto”, eso sí, parece que los Españoles hemos hecho los deberes ya que somos una referencia en la materia, o eso es lo que el Secretario General Supervisor Europeo de Protección de Datos vino a decir.
  • Exigir un consentimiento explícito (el silencio ya no vale). Veremos hasta qué punto el consentimiento tácito sobrevive o no y que modalidades emplearán aquellos que nos envían sus cartas diciéndonos que cederán nuestros datos a una nueva empresa del grupo y que si en 30 días no contestamos (moléstense) entonces entenderemos otorgado su consentimiento.
  • Sobre los derechos ARCO y los buscadores, en lo referente al derecho al olvido, parece que la cancelación será exigible pero será una cuestión de trasladar la petición y que cada cual cancele. Por tanto el buscador hará de “correveidile”
  • Parece que el consentimiento tácito se “muere”, veremos. Y es que la exigencia de un consentimiento explícito para el que tenga que recabar datos personales, basado en una “clara acción afirmativa” veremos hasta donde se aplica, ya que el término “clara” valga la redundancia no está nada claro.
  • La jornada contó con una amena y locuaz presentación sobre la Seguridad y los Sistemas de Información pero que desde el punto de vista del reglamento no aportó nada concreto.

Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos y plazos, mientras continuaremos con nuestra LOPD y su querido reglamento.